CANDIDATOS AL SENADO EN CAMPECHE Y LOS EQUILIBRIOS

Publicado: 23/01/2012 en Uncategorized
 
Era 3 de marzo del 2009. El senador Gustavo Madero, convocó a otros seis senadores para que acompañaran a Guadalupe del Carmen Fonz Sáenz a tomar protesta. Con ella, 68 campechanos han tenido el privilegio desde 1875 de representar al estado de Campeche en esa tribuna. Fonz, es la cuarta mujer campechana en hacerlo. Las candidaturas al Senado han sido,  una plataforma de encuentros y desencuentros. La primera de todas cuando el gobernador Joaquín Baranda Quijano (1871-1875) decidió que serían senadores su hermano, Pedro Baranda Quijano y Rafael Dondé y le impidió al maestro  Justo Sierra ser senador. 
Por razones que rebasan la lógica política, sí para algo no ha servido el Senado para los campechanos es de trampolín político. Solo cuatro de los 68 senadores campechanos han sido gobernadores del estado. Pero aquel 17 de febrero del 2009, rompió con más de 40años de destino incierto. El entonces senador, Fernando Ortega, era elegido candidato a la gubernatura. El último senador que había gobernado Campeche fue Don Carlos Sansores Pérez.
Tras el triunfo de Ortega Bernés, el senado se había convertido en la tribuna más codiciada de los últimos casi tres años. Inverso a como suele ocurrir, en la medida en que se acercaba el día para elegir, aumentaron los posibles candidatos. Los diputados federales, Oscar Rosas, y Oznerol Pacheco Castro, y el ex diputado federal, Oscar Rodríguez levantaron la mano.  En los últimos minutos del pasado viernes se comunicó la decisión.
 
EL HOMBRE DE PEMEX. El diputado federal, Víctor Kidnie, fue el aspirante que en los últimos 18 meses más construyó el camino a la senaduría. También era quién más necesitaba hacerlo. Originario de Veracruz, el diputado federal radicado en Ciudad del Carmen, y Secretario del Interior y Acuerdos de la Sección 47 del Sindicato Petrolero, fue nombrado como Coordinador de los diputados federales priistas del estado de Campeche. Alejado en un principio de la capital de estado, en poco tiempo, Kidnie de la Cruz había demostrado trabajar por Campeche. Se convirtió en un mediador en la relación del estado con PEMEX. Se supo hacer imprescindible en las negociaciones para impulsar el proyecto con que se construirá el nuevo Puente de la Unidad y supo con habilidad lograr acuerdos que beneficiaran presupuestalmente a Campeche. Los principales obstáculos para su candidatura fueron: 1-) Su escasa presencia en la vida política de la entidad. 2-) Su actual diputación federal plurinominal había sido negociada en el 2009 con el sindicato petrolero, una candidatura tan importante, sin haber pasado antes por otro cargo de elección popular, fue visto como un riesgo. 3-) Ceder al sindicato de Pemex, una senaduría más, era fortalecerlo.
 
EL PROFESOR. El diputado federal, Oscar Román Rosas, es quizás en mucho tiempo, el candidato más discreto que ocupe una candidatura al Senado por Campeche. Ahora dejará su curul K-411 en San Lázaro y emprende su nuevo reto. Ingeniero Químico Petroquímico, nacido en Ciudad del Carmen y dedicado a la docencia la mayor parte de su vida, fue invitado en el 2002 por la entonces Presidenta del PRI estatal, la también profesora  Guadalupe Fonz, a participar más activamente en la política. Era la hora de ciudadanizar al priismo carmelita. Visto como un ciudadano y no como un político tradicional, profesor de varias generaciones de carmelitas y ligado al principal sector que rige la isla, Rosas González fue visto como un excelente proyecto político a corto y mediano plazo. En poco tiempo, Oscar creció al interior del priismo en Ciudad del Carmen. Participó como asesor en la campaña política del candidato a la alcaldía de Ciudad del Carmen, el odontólogo, Manuel Rivas, otro esfuerzo por llevar a ciudadanos a la política. Visto por el entonces gobernador, Antonio González Curi, como una oportunidad para desterrar a los panistas de la isla. Fue en el 2006, cuando Oscar, fue postulado a un cargo de elección popular. Ganó el distrito IX, uno de los pocos que ganó el PRI en Carmen.
En lo que se considera un acuerdo no firmado, los gobernadores salientes, deciden las diputaciones federales. Al menos así había sido. En 2009, Hurtado Valdéz elige a Oscar Rosas como candidato a Diputado Federal y vuelve a ganar. Hoy la candidatura al Senado le favorece por:  1-) El PRI no podía repetir el escenario del 2006, en el que la fórmula para el Senado era de dos candidatos de Campeche y ninguno de Carmen. 2-) Rosas es el único priista carmelita actualmente en la política que ganó consecutivamente por votación, una diputación local y federal mientras la isla era de  administraciones panistas. 3-) En la actualidad, Rosas González sigue siendo visto con un perfil más cercano al ciudadano común que al de un político. Obstáculos: 1-) Su nula presencia en la vida política de la capital del estado y los municipios del camino real. 2-) No ha logrado introducirse en la nueva estructura de poder que gobierna el estado por lo que es visto, por algunos,  como una persona externa. 3-) Lo relacionan con el sexenio pasado.
 
EL DIPUTADO OZ.  Oznerol Pacheco Castro, era por su trayectoria el candidato natural a ocupar la candidatura al Senado. Político culto y buen orador. Pacheco Castro inició su carrera en la administración Pública en 1990. El entonces presidente municipal, Jorge Luis González Curi, lo nombró Jefe del Departamento de Apoyo Técnico de la Secretaría Particular. Fue Subdirector de Apoyo Técnico en las administraciones municipales siguientes, de Gabriel Escalante Castillo, y Víctor Méndez Lanz. Más tarde se fue a la administración estatal de Antonio González Curi en 1997 y llegaron las oportunidades como diputado local y Presidente de la Gran Comisión,  Presidente municipal y actual Diputado Federal. Justa o injustamente, Pacheco es percibido como un político favorecido por quiénes han ostentado el poder. La llegada accidentada de Pedro Joaquín Coldwell, a la dirigencia nacional del PRI, le abrió la oportunidad por sus relaciones estrechas con el político quintanarroense. A pesar de su carrera, Oznerol nunca ha sido visto como un buen candidato.
 
EL TRANSEXENAL POZOS. El ex Secretario de Desarrollo Social y Regional, Raúl Pozos, ha sido el político de la larga espera. Licenciado en Ciencias Políticas y Administración Públicas, ocupó su primer cargo político en 1989, con la llegada de Jorge Luís González Curi a la alcaldía, Pozos fue nombrado, con apenas 21 años, Presidente del Comité Municipal del PRI. A su paso por diferentes cargos en la Secretaría de Educación le debe su experiencia en la administración pública. Allí consolidó su confianza y su relación con Ortega Bernés. Su primera y única oportunidad a un cargo de elección popular la obtuvo hasta el 2003. En ese año, el grupo que impulsaba a Fernando Ortega a la gubernatura acusaba a Pozos de no darle todo su apoyo al proyecto y que también simpatizaba con la propuesta de Hurtado Valdéz. En medio de estas discrepancias, fue el diputado local con más votos obtenidos en el municipio, en una elección en la que el PRI perdió 6 de los 11 municipios, casi la mayoría del congreso local y a nada de perder la gubernatura. Pese a su cercanía con el grupo en el poder, Pozos no fue elegido Presidente de la Gran Comisión, la decisión favoreció al también diputado electo, Oznerol Pacheco. En el 2006, sin superar aún los pésimos resultados electorales del 2003, y con encuestas que lo favorecían, Pozos no fue convocado a contender por la alcaldía de Campeche, una vez más Pacheco Castro fue requerido para que contendiera. En el 2009, Pacheco Castro se alza con la diputación federal por el primer distrito y a Pozos le encuentran lugar como Presidente del PRI Estatal y más tarde como Coordinador de la Campaña de Ortega Bernés. Pozos fue nombrado por Ortega en la dependencia que ha regido hasta hoy su programa de gobierno.  Obstáculos en su candidatura: 1-) Pozos no ha podido reconciliarse con algunos actores cercanos a los que hoy ostentan el poder. 2-) Lo relacionan con empresas familiares que supuestamente se han visto beneficiadas durante su gestión.  3-)Es relacionado con ex gobernadores recientes. Lo favorecen en su candidatura: 1-) Por su responsabilidad en Sedesore es el único de los que eran posibles que ha recorrido todos los municipios y comunidades del estado en varias oportunidades. 2-) Pozos transitó con habilidad los evidentes rompimientos políticos que han ocurrido entre ex gobernadores. 3-) Tiene a su alrededor una estructura creada que facilitará la operación electoral.
 
EL AMIGO DEL GOBERNADOR. Identificado desde el inicio de su carrera política con el entonces gobernador, Salomón Azar García, Escalante Castillo fue elegido presidente municipal de Campeche y Diputado Federal del I Distrito durante el sexenio de Azar. En la alcaldía nombró como Secretario del Ayuntamiento, a Fernando Ortega Bernés.  Era el regreso de Ortega a la arena política local. Tras los enfrentamientos que se originaron entre el ex gobernador Salomón Azar y el nuevo gobernador Antonio González Curi  se fue a la obscuridad la incipiente carrera política de Gabriel. Dedicado a negocios familiares y a la directiva del Club Piratas de Campeche, durante 12 años Escalante Castillo fue relegado del escenario político. Su lealtad a Fernando Ortega fue evidente en 2003, pese a que su cuñado, Juan Camilo Mouriño, era el candidato por el PAN a la alcaldía de Campeche. El gesto se repitió en 2008. Le hizo saber a Mouriño Terrazo, entonces Secretario de Gobernación, que su apoyo estaba al lado de Ortega Bernés. Tras trabajar juntos en la campaña Ortega regresa a Gabriel Escalante al escenario político y lo nombra Secretario de Coordinación gubernamental. Obstáculos para su candidatura: 1-) En su cercanía con el ex gobernador, Salomón Azar, Gabriel entra abiertamente a formar parte de las diferencias entre Azar y el grupo de González Curi. 2-) Desde su posición en el gabinete no pudo crear una estructura efectiva que fuera incondicional a sus aspiraciones. 3-) Desde el CEN del PRI dónde operan ex gobernadores campechanos que discrepan abiertamente con Escalante Castillo se opusieron a su candidatura. Lo único que perdió Gabriel Escalante fue una oportunidad. ¿Tiene otras? Muchas.
 
El gobernador Fernando Ortega Bernés, parece estar consciente que los que ostentaron el poder intentan seguir ejerciéndolo aún después de concluido su período. Se ha presentado, al menos en Campeche, como una regla básica con la que se tiene que lidiar. En medio de tantas presiones Ortega Bernés ha intentado de mantener un equilibrio político en esta primera parte de su administración. Un equilibrio, incomprendido por muchos, pero necesario para que la transición efectiva se convierta real. Sus amigos y sus colaboradores tienen que estar a la altura de esas circunstancias. Solo manteniendo un equilibrio, puede ahora transitar políticamente  hasta sentirse seguro.
El 2012, será una contienda que combine al interior del PRI lo nuevo que se propone y lo que le han heredado. El propio ex gobernador campechano, abuelo materno de Gabriel Escalante,  Ángel Castillo Lanz, se dio a la tarea de crear y consolidar una numerosa generación de políticos. Carlos Sansores Pérez 40 años después se concentró en la misma idea. Hoy Fernando Ortega Ortega tiene la responsabilidad, la obligación y el derecho de poner a prueba su propio proyecto.
Gabriel Escalante publicó en su cuenta de twitter: “Un solo acto de valor puede cambiarlo todo”. 
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s