CAMPECHE Y EL PENAL FEDERAL

Publicado: 19/11/2010 en Uncategorized

Este 18 de Noviembre en Palacio Nacional, el secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna informó en la XXIX sesión del Consejo Nacional de Seguridad que Campeche es el estado con menor indice de delincuencia.

Hace unos días, en el programa “Con todo respeto” donde fui invitado y abordamos el tema de el penal federal en Campeche, un televidente envió un mensaje que decía palabras mas o palabras menos:” Estoy, al igual que mis amigos en la disposición de sentarme en el terreno donde piensan construir el penal y me saquen de allí solo si estoy muerto”. Después de leerse el mensaje agregué, “ojalá que el penal no sea el “Atenco de Campeche”. Es lo último que quisiera, para nuestro estado y para los campechanos.

Me permitiré recordarlo:

En 2001, el Gobierno Federal mexicano pretendió construir el nuevo Aeropuerto Internacional para la Ciudad de México en el municipio de Atenco, pero los habitantes lo impidieron mediante un movimiento de resistencia civil que obligó al gobierno a suspender definitivamente la construcción.
En 2006, el Gobierno Federal, Estatal, y del Municipio atacaron al pueblo de Atenco con una brutal represión que dejo 2 muertos, docena de lesionados, y hasta la fecha, 12 presos políticos.
A partir del 17 de febrero de 2009 el Comité Libertad y Justicia para Atenco lanzó la Campaña Nacional e Internacional Libertad y Justicia para Atenco iniciativa civil y pacífica con la participación de varias personalidades de diversos ámbitos: escritores, artistas,organizaciones civiles y de derechos humanos así como un sinfín de ciudadanos.
Eso nadie lo quiere para Campeche ni para los campechanos, ni el Sur ni el Norte ni el centro del estado.
De más está explicar las razones por las cuales No necesitamos ni queremos un penal federal en territorio campechano, las causas que aquí pueda mencionar es por considerarlas indispensables.
Haré un poco la historia que nos explicará los antecedentes de lo que hoy consideramos una amenaza para el estado y sus habitantes.
Primero, no es un penal federal para Campeche, son 12 nuevos penales federales en el país, esta es la primera vez que se habló de ellos. El ingeniero Genaro García Luna en la XXVI sesión del Consejo Nacional de Seguridad Pública realizada el 2 de Junio del 2009 después de pedirle permiso al presidente Calderón y de hacer un análisis sobre el sistema penitenciario en México dijo:
“está ya el esquema para crear 12 nuevos penales de orden federal, los cuales estarían en una figura nueva, bajo un esquema de concesión con particulares, esto con la experiencia que hay en el mundo respecto a penales, tanto en la obra construcción y la administración”.

Más adelante de su intervención García Luna agregó aquél 2 de Junio del 2009, “Esto permitiría tener todo el alcance del Gobierno Federal para darle respaldo total a los estados en lo que sería el traslado de reos que hoy están en custodia y resguardo de los estados”. En esta reunión del Consejo de Seguridad Nacional habían representantes del gobierno del estado de Campeche. Nadie hizo ninguna pregunta.

Meses después el 29 de Octubre del 2009 en el centro de mando de la Policía Federal, el Lic. Patricio Patiñas Arias, entonces subsecretario de Estrategia e Inteligencia de la Policía Federal de la Secretaria de Seguridad Pública dijo:

“Se esta abriendo un esquema de alianzas público-privadas para generar contrato de prestaciones de servicios y vía esa alianza se están buscando recursos para construir 12 penales federales que nos aporten un total de entre 30 y 32 mil nuevas plazas penitenciarias. El esquema está todavía en cierne, de tal forma que nos permita asegurar la construcción de esta nueva infraestructura entre 2010 y el primer semestre de 2011; el propósito es poner en operación infraestructura penitenciaria que permite equilibrar la operación del Sistema Penitenciario en condiciones en las que no haya sobrepoblación”.

Según información a la que he tenido acceso, la primera fase fue el diseño de un proyecto técnico, devenido de la reforma del artículo 18 constitucional de Junio del 2008, que incorporó elementos muy concretos, que están directamente en el texto constitucional. Incorporó conceptos muy específicos para condiciones de los penales federales y que incluyeran para los reclusos un diseño propio para tener capacidad de empleo, capacitación, educación, salud y deporte; no es construir un área penitenciaria más, sino poder articular en una sola construcción que ofrezca estas condiciones.

La segunda fase fue generar casi anteproyectos ejecutivos, de tal forma que tengan un solo modelo penitenciario y no una idea que se aproxime a 12 instalaciones distintas.
La tercera fase fue justamente el diseño de la arquitectura financiera de estos proyectos, y desde el año 2009 están en ellos. La inversión necesaria de los nuevos 12 centros sería de 30 mil millones de pesos. De estos uno sería de alta seguridad y otros 11 de seguridad media.

La primera condición que buscaron fueron alternativas de financiamiento para esto, y la alternativa fue justamente invitar al sector privado a financiar esta infraestructura para que a partir de su construcción puedan empezar a pagar una especie de renta, después cuando ya se entregaran la llaves de los penales lo que seguiría, es un proceso de arrendamiento con reversión a un tiempo determinado que puede ser seguramente arriba de 18 años, y no más de 25 años.

Este esquema de financiamiento se denomina BLT’s, por sus siglas en inglés (Building-Leasing-Transfer: Construcción-Arrendamiento-Transferencia), es nuevo en el área de seguridad pública, aunque es utilizado ya por el sector salud y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para ampliar infraestructura.
Según el proyecto al que he tenido acceso, en los penales federales se pretende albergar de dos mil a tres mil internos por cada uno, y contratarían a particulares el servicio de comidas lo que implicará la venta del más de 7 mil raciones en un día para ofrecer los servicios de desayuno, comida y cena.

Lo mismo la lavandería. La lavandería pues si se calcula que un penal tenga por diseño en promedio una capacidad de 2,500 internos, pues a la semana se van a estar lavando aproximadamente de 60 a 75 mil prendas que es lo que conforma la ropa interior, el uniforme, la ropa de cama y la ropa de baño, entonces aproximadamente son 60, 75 mil piezas las que hay que lavar.

Según el proyecto, los servicios médicos tienen tantas especialidades que, se tiene que hacer un diagnóstico muy preciso, de si se va a contratar el servicio de odontología, de gastro, y el que ve enfermedades hepáticas, ¿Por qué? Porque cada centro penitenciario va teniendo la expresión de sus necesidades médicas, de acuerdo a la población que lo habita. Por ejemplo, donde hay mucha población con tatuajes, necesariamente necesitan un médico que vea asuntos hepáticos, ¿por qué? Porque los tatuajes afectan el funcionamiento del hígado y afectan el funcionamiento de los riñones.

Entonces, se va haciendo un diagnóstico específico casi centro por centro para ver qué especialidades médicas se van a contratar a particulares.

El 24 de septiembre del 2009, hace más de un año, el secretario García Luna se dirigió a la recién elegida cámara de diputados en San Lázaro, dónde existen diputados federales por Campeche y expresó en estos términos:
“Con el fin de ampliar la infraestructura penitenciaria del país, se iniciaron los trabajos para la puesta en marcha de centros penitenciarios federales en  Papantla, Veracruz; Huimanguillo, Tabasco; Guasave, Sinaloa; Monclova, Coahuila; y la construcción de nuevos módulos en Islas Marías. Uno de los principales ejes de esta estrategia es la construcción de 12 centros federales de readaptación social en las entidades con mayor población penitenciara federal y en algunos estados del Sur del país.” Nadie preguntó, ni cuestionó por qué en el Sur del país, ni en que estado particularmente.

Todo se está haciendo con empresas mexicanas. El 23 de diciembre del 2009 se entregaron las bases de participación. La primera reunión para aclaraciones con las empresas interesadas en participar se realizó en enero del 2010, y en febrero se entregaron las propuestas que tenían que ver con la ubicación de los terrenos para la construcción de los 12 penales.
A una pregunta del periodista Gustavo Castillo al subsecretario del sistema penitenciario, Patricio Patiño Arias. –¿En qué estados se piensa construir las nuevas prisiones? Respondió así el 4 de abril del 2010.
“Donde estratégicamente valga la pena, por ejemplo en Campeche o Quintana Roo, ya que si bien en la zona sureste del país no existe un gran problema de sobrepoblación, en caso de que se construya un nuevo centro allí podemos resolver la presencia de internos federales en cárceles de cuatro o cinco estados de la zona.
“Entonces, creo que resulta bastante estratégico irnos hacia Quintana Roo o Campeche”

Una pausa para dar un dato, en enero del 2010, altos funcionarios del gobierno de Quintana Roo tuvieron que revisar una licitación que se otorgó a Luis Carlos Carrillo Cano, presunto sobrino de Amado Carrillo Fuentes, El Señor de los Cielos, para ampliar las instalaciones del penal de Cancún.
 La adjudicación de la obra se realizó tras una invitación que hizo el secretario de Infraestructura y Transporte del estado, José Gabriel Mendicuti Loria, a la empresa SAFIE de Quintana Roo, S.A. de C.V., que encabeza Carrillo Cano. 
Carrillo Cano es un empresario que tiene 47 propiedades registradas solo en la ciudad de Cancún.

Un dato más, en Diciembre del 2009, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) adhirió oficialmente el penal de mediana seguridad de Huimanguillo, Tabasco, a su red de centros federales de readaptación social (Ceferesos).A través del Acuerdo 08/2009, según lo publicado en el Diario Oficial de la Federación, el Secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, incorporó el penal a la red bajo la denominación de Centro Federal de Readaptación Social Seis, Sureste. El nuevo penal federal se unió a los Ceferesos de máxima seguridad. El Gobierno de Tabasco donó en meses anteriores las instalaciones de la cárcel, localizada en Villa Estación Chontalpa, ranchería de Chicoacán, para que la SSP lo administre como Cefereso para albergar reos de delitos del orden federal. Hasta la fecha no funciona como estaba previsto.

La intención del gobierno federal es que a más tardar en marzo del 2012 todos los internos del fuero federal que en están en instalaciones estatales pasen a custodia de la seguridad federal.

El 1 de Junio del 2010 García Luna expuso que estaba a punto de concluir la licitación para la construcción de los 12 nuevos centros federales de alta seguridad bajo un esquema de participación de la iniciativa privada, pero no dio más detalles de dónde se ha considerado su construcción ni qué empresas estaban compitiendo.
Dias después se dió marcha atrás, el 17 de junio del 2010, en un comunicado se informó que “por el monto de la inversión, estimada de manera preliminar en unos 2 mil millones de pesos por cada centro penitenciario, el proyecto para las construcciones de los penales no será sometido a licitación, sino que se adjudicará directamente a las empresas que ofrezcan las mejores condiciones, aunque se busca dar preferencia a inversionistas mexicanos”.

En el último año se ha incrementado la población penitenciaria casi en nueve mil internos y de esos nueve mil internos el 70 % trae causas relacionadas con narcotráfico. Según una fuente, el terreno contemplado en Campeche para su construcción está en terrenos entre Champotón y Escárcega, pero todavía no es un hecho, ni que allí sea, ni que se construya en Campeche.

El 29 de febrero del 2008 Genaro García Luna visitó Campeche para firmar un Convenio para el fortalecimiento de la seguridad por el cual otorgaba al estado la cantidad de 9 millones de pesos adicionales con cargo al ramo 36 de Seguridad Pública, el convenio de 10 páginas se firmó ese mismo día, pero salió publicado el 14 de enero del 2009 en el Diario Oficial, 11 meses después, el año en que el gobierno federal comenzó la lucha por los 12 penales.

Pese a todo lo dicho, apenas hace unos días la noticia tuvo eco en Campeche, y me lleva a considerar algunas preguntas.

¿Dónde estaban nuestras autoridades el 2 de junio del 2009 cuando en el Consejo Nacional de Seguridad se habló por primera vez de este tema?

¿Dónde nuestros diputados federales cuando García Luna en la propia cámara de diputados anunció el 24 de septiembre del 2009 que algunos de los 12 penales se construirían en el Sur del país?

¿Dónde estaban todos cuando el 4 Abril del 2010 consideran que una de las opciones es directamente Campeche por ser estratégicamente viable?

Campeche no necesita un penal, Campeche necesita puentes, los campechanos no queremos tener nuestro Atenco pero ganaremos esta batalla si primero reconocemos que llegamos bastante tarde a levantar la voz, y no nos queda mucho tiempo, eso indica que tenemos que ser enérgicos, directos y concretos.

Al llamado para evitar que el penal sea un hecho debemos de acudir todos, el gobernador Fernando Ortega dijo que nadie pidió que lo construyeran aquí, pero la fuerza con que defendamos nuestra seguridad es la base con la conservaremos nuestra integridad.

@delatorremorin

Anuncios
comentarios
  1. bety dice:

    yo quiero regresar a campeche. ahora vivo en estados unidos pero con esto no estoy segura, me entristeze que vayan a ponerlo ahi es como quitarle la inocencia a un nino . ya que campeche x su tranquilidad y seguridad es como un nino inocente, no x favor yo quiero que mi hijo cresca ahi, y con esto no creo querer regresar ya que si lo ponene staremos igual que los estados del norte llenos de gente mala

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s